Internet y derechos de autor

Autor:Agustín Grijalva
Cargo del Autor:Magíster en Ciencias Políticas (University of Kansas). Estudios de doctorado (University of Pittsburgh)
Páginas:57-84
 
INTERNET Y DERECHOS DE AUTOR'
Agustín Grijalva
El hombre tiene una inagotable capacidad de enamorarse y aterrorizarse de
sus creaciones. Lo desconcertante es que a veces nuestra fuente de fruición y mie-
do es la misma. Las nuevas tecnologías de la información y la comunicación
(NTIC), y particularmente internet, integran una de estas fuentes de paradojas.
Internet, o mejor dicho la red, es vista por unos como una escalera mágica pa-
ra ascender a sus utopías: una posibilidad de democratizar el conocimiento, la edu-
cación, la cultura, las decisiones; hay quienes /a ven como un mundo fluido y sin
cadenas, inasible para los estados, donde al final seamos libres; otros la perciben
como un mercado sin límites, sin fronteras, aduanas, horarios y ni siquiera dinero,
al menos en su forma convencional.
En contraste, hay una visión de la red como una escalera hacia abajo, algo que
nos envuelve y deshumaniza marcando el descenso a un mundo irreal, sin relacio-
nes personales, un mundo de solitarios compradores que han relegado al mundo real
a cambio de otro caótico, hecho sólo de evanescentes imágenes y sonidos, que de-
vora distancias y sacrifica la intimidad hasta lo asfixiante.
Curiosamente, la propiedad intelectual también es objeto de este juego de an-
tipatías y apologías. Anteriormente relegada a la condición de disciplina jurídica
menor, tiene hoy gran importancia por obra de la economía y la sociedad de la in-
formación. Igual que la red, cosecha elogios y diatribas. Hay quiénes la erigen en
derecho humano inviolable, incentivo perfecto o único para la creatividad, la inver-
sión y la innovación. En ojos de otros, la propiedad intelectual consagra la expro-
piación, el monopolio y la mercantilización del conocimiento, de la cultura y de la
información por parte del poder económico.
Estas visiones sobre la red y la propiedad intelectual parecerían provenir más
de nuestra imaginación mítica o utópica, la cual por cierto tiene un profundo valor
y sentido humano. Empero, es necesario también un ejercicio analítico, una repre-
1.
Originalmente publicado en Marcelo Bonilla y Gines Cuche, edits.,
Internet y sociedad en Améri-
ca Latina y el Caribe,
Quito, FLACSO, 2001.
58
sentación de claros y oscuros construida sobre un esfuerzo de objetivación que
alumbre algo nuestras ideas y nuestras acciones.
Aquí hacemos un pequeño ejercicio de este tipo, bajo la forma del ensayo y
en relación a un tema específico: los vínculos entre la red y los derechos de autor.
Expondremos conceptos jurídicos, pero para analizarlos
y
discutirlos críticamente
desde nuestra realidad, la de países agobiados por la pobreza y la desigualdad so-
cial pero ricos en culturas, en biodiversidad y también en miedos y en sueños.
Se realiza primera una aproximación conceptual a la propiedad intelectual en
general y en particular al derecho de autor. Luego se hace una relación de esta con
las nuevas tecnologías de la información en torno a ciertos conceptos centrales: au-
tor y productor, originalidad, reproducción y comunicación, excepciones y copia
privada. Finalmente se formulan algunas hipótesis sobre las posibilidades de apro-
piación y difusión por la red que permite el derecho
de
autor.
La tesis central del ensayo es que el derecho de autor, al menos en su versión
clásica, no constituye un sistema del todo adecuado para la protección de la propie-
dad intelectual en internet. Esta inconveniencia viene dada tanto por las caracterís-
ticas sociales y tecnológicas de internet como por
la
distorsión misma que sufre el
derecho de autor al aplicarse a la era digital.
Veremos que desprotección y protección excesiva son dos extremos que nos
alejan de los verdaderos objetivos de la propiedad intelectual. Estos extremos son
también perjudiciales para un uso socialmente beneficioso de la red. Existen
mar-
cos
jurídicos e institucionales que permiten a los países en desarrollo negociar nor-
mas y políticas de difusión del conocimiento, y para ello también es necesario un
activo rol de la sociedad civil.
1.
APROXIMACIÓN A LA PROPIEDAD INTELECTUAL
La propiedad intelectual, como el dios Jano,
tiene
dos rostros:
el
de la apro-
piación, la exclusividad, la exclusión, por un lado, y el de la socialización y la di-
fusión, por el otro.
La propiedad intelectual consiste en un complejo de diversas instituciones jurí-
dico-económicas orientadas a amparar la explotación exclusiva de bienes intangibles.
Así como una empresa es dueña de sus instalaciones o vehículos, puede también pue-
de ser en alguna manera "propietaria"
2
del invento que supone un nuevo artefacto y
de la marca que coloca sobre él. Si alguien publica un libro que nana la historia del
invento, el escritor podría tener derechos de autor sobre el texto de
dicho
libro.
2.
El símil es relativo y por tanto discutible porque hay importantes diferencias entre la propiedad co-
mún
y
la propiedad intelectual, tales como la temporalidad, limitaciones propias y objetos intangi-
bles que caracterizan a la segunda.

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba