Los derechos laborales y la Seguridad Social en la nueva Constitución. Algunos lineamientos para el cambio legislativo

AutorAngélica Porras Velasco
Cargo del AutorAbogada y doctora en Jurisprudencia
Páginas157-178
LOS DERECHOS LABORALES Y
LA SEGURIDAD SOCIAL EN LA NUEVA
CONSTITUCIÓN. ALGUNOS LINEAMIENTOS
PARA EL CAMBIO LEGISLATIVO
Angélica Porras Velasco*
1. INTRODUCCIÓN
La crisis financiera que recorre el mundo no solo ha afectado el crédito y
el mercado de valores, sino que cada vez más se está desplazando al sector de la
economía real, afectando al aparato productivo, los ingresos de los trabajadores
yel empleo.
Algunas economías desarrolladas han entrado en recesión y el desempleo está
aumentando; en las economías emergentes, por su parte, empiezan a evidenciarse
disminuciones en el crecimiento económico, lo que hace pensar que la crisis tam-
bién terminará afectando aún más el empleo. El panorama no es muy alentador;
según la Organización Internacional del Trabajo, (OIT), esta crisis implicará la pér-
dida de veinte millones de puestos de trabajo en el mundo para el 2009 y duplicará
el subempleo, aumentando el número de personas que viven con menos de uno y
dos dólares.1Aunque todavía es temprano para hacer cualquier tipo de predicción,
parece ser que nuevamente el empleo es uno de los puntos de quiebre de la crisis.
Si bien las medidas para paliar la crisis, sobre todo en el sector financiero,
son necesarias, es insoslayable abordar la dimensión estructural de la misma,
especialmente la desigualdad en la distribución de los ingresos. Para nadie ha
pasado desapercibido que la crisis aparece justamente cuando la desigualdad de
los ingresos en el mundo ha aumentado. El Informe sobre Trabajo en el Mundo
2008,de la OIT, da detallada cuenta del aumento de la desigualdad en todos los
países objeto de estudio. Así, entre principios de la década de los noventa y
mediados de los 2000, el ingreso total de los hogares de ingresos altos se expan-
dió con más rapidez que los ingresos de los hogares medios y bajos; de la misma
manera, los salarios de más alto nivel fueron mucho mayores que los de los tra-
* Abogada y doctora en Jurisprudencia, Pontificia Universidad Católica del Ecuador; doctora en
Procesos Políticos Contemporáneos, Universidad de Salamanca, España; coordinadora nacio-
nal del Programa Internacional de Erradicación del Trabajo Infantil de la OIT.
1. http://www.ilo.org/global/About_the_ILO/Media (visitada el 14 de noviembre de 2008).
CONTITUCION-DEFINITIVO 12/7/09 19:33 Page 157
bajadores medios, la brecha entre el 10% de los asalariados con ingresos más
altos y el 10% de los más bajos aumentó en 70%.2
En Ecuador, la situación corrobora esta tendencia. Entre 1990 y 2006 el
decil nueve mantuvo la participación en el ingreso en alrededor del 16,2%, el
decil más favorecido, el décimo, la incrementó del 35,5 al 41,8%, siendo este el
único estrato que logra un aumento en su percepción de ingresos, los restantes
ocho disminuyen. Por otro lado, según los datos recogidos por la Secretaría
Nacional de Planificación y Desarrollo (SENPLADES) en el Plan Nacional de
Desarrollo, hay una clara tendencia en los últimos años hacia la concentración
industrial, es decir a la concentración del volumen de ventas, producción y
empleo en pocas industrias.3
Contrariamente a lo que se esperó, la globalización financiera no aumentó
la productividad mundial ni el empleo, es más, sus consecuencias fueron contra-
rias al logro del trabajo digno o decente. En América Latina el desempleo ha
aumentado desde 1990, el porcentaje de empleo por cuenta propia, indicador sig-
nificativo para el tamaño de la economía informal, aumentó en todas las regio-
nes en desarrollo, incluida América Latina y el Caribe.4
Ecuador es uno de los países latinoamericanos donde la crisis del empleo es
estructural, manteniendo porcentajes más o menos constantes. En 1998 el desem-
pleo afectaba a alrededor del 8% de la población económicamente activa, y en 1999
este porcentaje llegó al 17%; para el 2005 el desempleo se mantenía en alrededor
del 6,5%.5Estas cifras, por otro lado, esconden un problema mucho más profundo
relacionado con las condiciones de precariedad de trabajo, manteniendo una tasa
que oscila entre un rango que del 54 al 65%. En lo que tiene que ver con las tasas
de informalidad, éstas se mantienen, según la SENPLADES, entre un 30 y 40%.6
Los países latinoamericanos con economías débiles han sido propensos a
las crisis tanto internas como externas, esto, en un contexto de globalización y
apertura económica, ha decantado sus políticas públicas por el ajuste estructu-
ral,lo que en el campo del trabajo se concretó en la denominada flexibilización
laboral, la precarización de las relaciones laborales y la reducción del poder de
los sindicatos. Como consecuencia, innumerables trabajadores quedan fuera de
la cobertura de las leyes laborales, se han debilitado las organizaciones colecti-
158 Angélica Porras Velasco
2. OIT, Informe sobre trabajo en el mundo 2008. Desigualdades de renta en la era de la finanza
global (Resumen), pre-edición, Ginebra, OIT/Instituto Internacional de Estudios Laborales,
2008.
3. SENPLADES, Plan Nacional de Desarrollo 2007-2010, Quito, 2007, pp. 257 y ss.
4. OIT, Por una globalización justa. Crear oportunidades para todos, OIT/Comisión Mundial
sobre la Dimensión Social de la Globalización, Ginebra, 2004, pp. 45 y ss.
5. Carlos Larrea, Sistema de información sobreempleo, Informe final, Observatorio Laboral Ecuato-
riano, Quito, MTE-UNFPA, UASB, 2007 (www.uasb.edu.ec/indicador/Informe Final/Empleo.pdf).
6. SENPLADES, Plan Nacional de Desarrollo, pp. 200 y ss.
CONTITUCION-DEFINITIVO 12/7/09 19:33 Page 158

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba