Presentación

Autor:Ernesto Albán Gómez
Páginas:7-8
Presentación
UNA REFLEXIÓN INEVITABLE
Nadie mejor calificado que Enrique Ayala para detectar y analizar los prin-
cipales rasgos históricos en la evolución del constitucionalismo ecuatoriano y,
consecuentemente, para hacernos reflexionar sobre este pasado.
En primer lugar, por ser un historiador profesional que ha examinado a
con ciencia y con profundidad los más arcanos sucesos de nuestra historia repu-
blicana; que ha seguido con paciente dedicación las cambiantes alternativas
generadas como consecuencia de sus frecuentes trastornos y convulsiones; que
ha estudiado los fenómenos sociales que son, si no los protagonistas, el escena-
rio en que se producen los cambios incorporados a las sucesivas constituciones;
y que ha investigado, con rigor científico pero también con pasión, las contribu-
ciones, las iniciativas, las improvisaciones y hasta los dislates aportados por los
diferentes líderes que encabezaron los movimientos políticos auspiciadores y/o
beneficiarios de los cambios constitucionales.
En segundo lugar porque, sin ser abogado, tiene una envidiable formación
jurídica, especialmente en los ámbitos del Derecho constitucional y político. En
tal virtud ha podido no solo calibrar los principios y las instituciones recogidas
en los varios episodios de esa historia, sino además protagonizar algunos de los
decisivos momentos de esa evolución que ahora es motivo de su estudio. No
podemos dejar pasar, por ejemplo, el destacado papel que cumplió en la Asam-
blea Constituyente de 1997-1998.
Pero, finalmente, porque es un político activo que ha sufrido en carne pro-
pia las diferencias que se dan, en la cruda realidad, entre las altas aspiraciones
que se incluyen en las legislaciones y las claudicaciones, las artimañas, las com-
ponendas que son el día a día de los regímenes, en particular de aquellos que
for mulan alegremente vacías proclamas revolucionarias.
Con todo este bagaje, Enrique nos propone una visión panorámica de la
evolución constitucional del Ecuador, con veinte constituciones en la cuenta,
desde la expedida en Riobamba en 1830 hasta la de Montecristi de 2008.
También nos formula algunas advertencias iniciales. Recojo dos. Esa
va rio pinta historia constitucional no ha sido la respuesta a una presión social que

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba