Introducción: algunas reflexiones sobre la Asamblea Constituyente de 1997-1998

AutorEnrique Ayala Mora
Cargo del AutorRector de la Universidad Andina Simón Bolívar, Sede Ecuador; diputado de la República
Páginas9-24
INTRODUCCIÓN:
ALGUNAS REFLEXIONES SOBRE LA
ASAMBLEA CONSTITUYENTE DE 1997-1998*
Enrique Ayala Mora
I. HACIA UNA NUEVA ASAMBLEA CONSTITUYEN
1
E
Los años noventa fueron de cambios significativos y de gran agitación en el
Ecuador. Una crisis desatada a inicios de la década anterior se prolongó hasta co-
mienzos del nuevo siglo y nos acompaña hasta ahora.' Sucesivos gobiernos han en-
frentado la recesión adoptando políticas de modernización del Estado y medidas
económicas de corte neoliberal que trajeron consigo grandes costos sociales. Con-
tinuas elevaciones de precios, inflación acelerada, privatizaciones y despidos masi-
vos han sido las recetas utilizadas para conjurar la crisis.
El
empobrecimiento de
grandes sectores de la población y el enriquecimiento de muy pocos han sido el re-
sultado de un proceso marcado internamente por la corrupción y en el marco inter-
nacional por la vigencia de modelos económicos de ajuste y la profundización de
la brecha entre los países ricos del primer mundo y los cada vez más pobres del ter-
cer mundo.
En este escenario complejo, en el Ecuador se ha desarrollado una fuerte reac-
ción social a la aplicación del modelo. Aunque el movimiento de los trabajadores
sufrió un reflujo en su capacidad de movilización y su respuesta ha sido débil, otros
movimientos sociales, especialmente las organizaciones de los pueblos indígenas,
experimentaron un significativo crecimiento, a tal punto que han tenido la capaci-
dad de
enfrentar
las medidas de ajuste con gran fuerza.'- A ojos de los expertos de
Este breve trabajo ha sido preparado como un texto introductorio para este libro. Quiero agradecer
la colaboración que me ofreció en su preparación Aníbal Fernando Bonilla, quien fue mi asistente
cuando ejercí la función de miembro de la Asamblea Constituyente como representante por la pro-
vincia de Imbabura.
1.
Cfr. Alberto Acosta,
Breve historia económica del Ecuador,
Quito, Corporación Editora Nacional,
2001, 2a. ed., pp. 240 y ss.
2.
Sobre este tema se han publicado numerosos trabajos. De entre ellos se puede consultar: Raúl Va-
Rejo,
Crónica mestiza de un nuevo pachacutik, Ecuador del levantamiento indígena de 1990 al mi-
nisterio étnico
de 1996.
The University of Maryland, College Park, 1996. Varios autores,
Los pue-
blos indios y el Estado-país,
Quito, Abya-Yala, 1997.
l
o
los organismos financieros y los analistas neoconservadores, nuestro país es uno de
los más díscolos en el continente latinoamericano. En efecto, ha resistido mucho
más que otros a la adopción de medidas de ajuste y al desmantelamiento de las ins-
tituciones del Estado.
Junto con la agitación social se dio también en la pasada década una situación
de inestabilidad y confrontación política.
3
El gobierno de la Izquierda Democráti-
ca, presidido por Rodrigo Borja (1988-1992), mantuvo un clima de respeto a los de-
rechos ciudadanos, pero dejó en el país una impresión de frustración por promesas
de cambio socioeconómico no cumplidas, deterioro del nivel de vida y una crisis
profundamente agravada. Para el siguiente período (1992-1996), los ecuatorianos
eligieron a Sixto Durán Bailén que desarrolló numerosas obras públicas, pero no
pudo culminar su proyecto de modernización conservadora, caracterizada por du-
ras medidas económicas, reformas legales que favorecieron a la banca y redujeron
del tamaño del Estado.
4
En medio de la profundización de la crisis, en 1996 triun-
fó sobre el favorito Jaime Nebot, el candidato populista Abdalá Bucaram, que ha-
bía ofrecido realizar transformaciones socioeconómicas espectaculares a un electo-
rado empobrecido y frustrado.
Bucaram se posesionó en agosto de 1996. Anunció algunas reformas moneta-
rias como la "convertibilidad" de la moneda nacional frente al dólar y formuló pla-
nes de vivienda y educación que tenían sello populista. La política económica man-
tuvo cierta estabilidad, pero las reformas no alcanzaron a realizarse. Desde el ini-
cio de su gestión, el mandatario agudizó los conflictos regionales, exageró su esti-
lo informal y arbitrario, se enfrentó a sectores empresariales, laborales, indígenas y
grupos medios que, acusándolo de numerosos actos de corrupción y abuso, lleva-
ron adelante una acción de protesta que culminó el 5 de febrero de 1997 con una
estrepitosa caída del presidentes
El Congreso designó como Presidente Interino a Fabián Alarcón, que asumió
el mando luego de unos días de confusión. En pocas semanas, Alarcón fue ratifica-
do en su mandato en una consulta popular (mayo de 1997), que resolvió también la
convocatoria a una Asamblea Constituyente. El presidente dirigió el país hasta
agosto de 1998, enfrentando las coyunturas, sin un proyecto de largo plazo, en me-
dio de circunstancias difíciles, como una aguda crisis fiscal provocada por la baja
3.
Enrique Ayala Mora,
Resumen de historia del Ecuador,
Quito, Corporación Editora Nacional,
1999, 2a. ed., pp. 111-117.
4.
El gobierno realizó algunos cambios y redujo varios miles de empleados públicos, pero fue derro-
tado en dos consultas populares, con las que intentaba consolidar su propuesta de privatizar la se-
guridad social. Al final, sufrió un grave revés con la separación del Vicepresidente Alberto Dahik,
acusado de irregularidades, en medio de una dura disputa entre sectores de la derecha.
5.
Hay numerosas publicaciones sobre el tema, entre ellas pueden mencionarse: varios autores,
Ecua-
dor frente al vértigo fatal, Itinerario del bucaramato.
Quito,
El Comercio,
1997; varios autores,
¡Que se vaya! Crónica del bucararnato.
Quito, Edimprés-Hoy, 1997; Pedro Saad Herrería,
La cal-
da de Abdald,
Quito, Edit. El Conejo, 1997.

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba