Cómo Superar la Crisis de la ALALC

AutorGalo Pico Mantilla
Páginas12-13
COMO SUPERAR LA CRISIS DE LA ALALC
No pretendemos sugerir fórmulas definitivas, menos inequívocas, para conseguir la
unidad de los países del Tratado de Montevideo en torno a los factores que pudiesen contribuir a
superar lo que generalmente se conoce como el estancamiento de la Asociación
Latinoamericana de Libre Comercio, ALALC.
Nuestro propósito es el de insistir en la realización –como uno de los factores- de la
reunión del Consejo de Ministros de la ALALC, con el fin de ofrecer un vigoroso respaldo político
para que la Asociación pueda solucionar todas las dificultades que obstaculizan el avance de su
acción.
Este organismo del Tratado fue institucionalizado en 1966 mediante el correspondiente
Protocolo; no obstante, el proceso de su ratificación por parte de los países de la ALALC demoró
hasta 1975. Es decir, sólo después de 10 años de su aprobación, entró en pleno vigor este
instrumento modificatorio del Tratado de Montevideo, mediante el cual se creó la Zona de Libre
Comercio.
El Consejo de Ministros es el máximo organismo del grupo. Una vez consolidada
unánimemente su organización, al Consejo le corresponde –con mayor razón- aprobar todos los
mecanismos que fueren necesarios para dinamizar el proceso, de la ALALC. Por esta razón
consideramos que las nuevas Sesiones del Consejo, resultan ser el primer paso que deben dar
los países de la Asociación para salir de su estancamiento.
Para ello, es necesario superar las diferencias de opinión sobre la convocatoria para la
eventual reunión del Consejo. Se menciona que, por una parte, la tesis de Paraguay, Argentina,
Chile y Uruguay, es la de realizar una convocatoria inmediata sin diluirse en ninguna otra
consideración; y que, por otra, la posición de Bolivia, Colombia, Perú, Ecuador, México y
Venezuela, es la de fijar previamente los objetivos de la reunión mediante consultas o sesiones
extraordinarias de los representantes gubernamentales.
Sin desconocer la validez de esta última proposición, hemos de considera que, dadas las
condiciones por las cuales atraviesa actualmente la Asociación, la demora que ocasiona la
realización de reuniones previas, sería perjudicial para los fines de la integración. Por otra parte,
suponemos que se podrían conciliar las dos posiciones formalizando la reunión del Consejo, si
se considera que , en primer lugar, como es lógico, los Ministros de la ALALC tendrán que
analizar los resultados obtenidos por cada país dentro de este sistema; y, en segundo lugar,
explicar hasta que punto y en que forma entiende, cada una de las partes, las diversas fases de
la integración y está dispuesta a compartir los sacrificios que ella comporta. Estos serían los
objetivos y temas de la Reunión. En resumen, lo que se propone es un encuentro del cual salga
un sólido respaldo político de los países de la ALALC para garantizar la marcha del proceso y el
trabajo del Comité Ejecutivo Permanente de la Asociación.
Ahora bien, si en el peor de los casos, como resultado de la conferencia, se considera
que el sistema de creación de una zona de Libre Comercio ha fracasado, es preciso rediseñar
nuevas formas de integración, en las cuales se refleje, en mayor grado, la situación real de los
países miembros.

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba