A manera de conclusión

AutorEdmundo S. Hendier
Páginas75-76
A MANERA DE CONCLUSIÓN
Hay algunas proposiciones que quiero dejar finalmente consignadas,
aunque quizás no puedan ser consideradas las conclusiones del trabajo. Pero
creo que vale la pena hacerlo, pues sirven para sintetizar buena parte de lo
dicho, así como para mostrar un hilo conductor de todo et desarrollo.
En primer lugar, y retomando los desarrollos del comienzo del trabajo,
hay que reiterar que el Derecho Penal en su expresión actual no puede
entenderse de ningún modo como el producto final de una evolución, cuyo
origen primigenio hayan sido ciertas prohibiciones irracionales de hombres
primitivos de mentalidad inferior. Es cierto que la Etnología descubre reglas
inexplicables y absurdas. Pero el descubrimiento es la consecuencia de la
perspectiva lograda y da pie a sospechar que igual grado de irracionalidad
ostentarían las reglas de la cultura contemporánea si hubiera posibilidad de
contemplarlas etnológicamente, es decir, a la distancia, con absoluto desarraigo.
In segundo lugar, la persistente recurrencia de ciertas inconsecuencias
intrínsecas de los sistemas de prohibiciones penales, es decir, la subsistencia
de
castigos de imposición indiscriminada, contrastantes con la aspiración de
subjetividad de un Derecho Penal humanitario y racional, tienen explicación,
sociológicamente, por las distintas posibilidades de segmentación de los
estratos sociales, para los cuales las respectivas normas operan definiendo
ámbitos solidarios y contrapuestos.
Por último, la universalidad de la prohibición del incesto, postulada por
la Antropología Social como constitutiva de la cultura humana
y
entendida
como alguna restricción inherente al comportamiento sexual, halla expresión
en ciertos matices de irracionalidad que, invariablemente, acompañan la
regulación de los llamados "delitos sexuales".
Y aun cabe, todavía, una derivación más. El Derecho Penal es, de alguna
manera, el modo que asumen las prohibiciones básicas que requiere un

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba