El sustento de la posición tradicional: el evolucionismo

AutorEdmundo S. Hendier
Páginas21-27
Capítulo 11
EL SUSTENTO DE LA
POSICIÓN TRADICIONAL:
el evolucionismo
La coincidencia, prácticamente unánime, de la explicación de los orígenes
prehistóricos del Derecho Penal que ha quedado reseñada en el capítulo
anterior, se apoya en tres nociones fundamentales que tienen expresión, a su
vez, en los trabajos de tres investigadores bien conocidos. Son ellas las de
evolución histórica, mentalidad primitiva y tabú y sus respectivos autores,
Lewis H. Morgan, Lucien Levy-Bruhl y S igmund Freud.1
El primero de ellos ha sido quien introdujo la idea evolucionista en
Antropología. En su conocida obra
La sociedad primitiva,'
sostiene la tesis del
progreso a través de períodos étnicos experimentados de manera uniforme por
el género humano y divididos en los estadios llamados de salvajismo, barbarie
y civilización, dando comienzo esta última con la invención del alfabeto
fonético y la escritura. Los trabajos de Morgan, que datan de 1877., presentan
la idea de un hombre salvaje pero al mismo tiempo noble, ingenuo, espontáneo
e impulsivo, y se enlazan de manera perfectamente armónica con las tesis del
filósofo francés Lucien Levy-Bruhl expuestas especialmente en su obra
Las
funciones mentales en las sociedades inferiores'
que data de 1910 y, luego en
La mentalidad primitiva
.
'
que es de 1922. En lo fundamental, Levy-Bruhl
procura demostrar la diversidad de las categorías que se emplean en el
pensamiento de los primitivos así como su carácter místico y reñido con la
lógica,
=que debe reconocerse que el pensador francés ya advertía que la
1
No quita lo dicho el hecho de que algunos trabajos posteriores, bastante alejados de estos puntos de
vista, hayan sido conocidos por los autores considerados. Kelsen, por ejemplo, cita entre sus fuentes
bibliográficas, entre otros, a Paúl Radin , Franz Boas, Bronislav Malinowski y Marcel Mauss, cuyas
divergencias con las nociones apuntadas se verán más adelante.
2
Lewis H. Morgan,
La sociedad primitiva,
versión castellana de ed. Pavlov, México, 41a. edición,
Madrid, 1980.
3
Traducción castellana de Gregorio Weinberg, Bs. As., ed. Lautaro, 1971.
4
Traducción castellana de Gregorio Weinberg, Bs. As., ed. La Pléyade, 1972.

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba