Un balance de la Participación en la Constitución ecuatoriana del 2008

Autor:Agustín Grijalva Jiménez
Cargo del Autor:Universidad Andina Simón Bolívar
Páginas:59-96
 
CAPÍTULO II
Un balance de la Participación en la
AGUSTÍN GRIJALVA JIMÉNEZ
Universidad Andina Simón Bolívar
Introducción.
En el presente ensayo sugerimos algunas ideas preliminares para un balance
de la participación y su relación con el presidencialismo en el nuevo constitu-
cionalismo latinoamericano53, con especial énfasis en el caso de Ecuador que
durante la última década promulgó una de las Constituciones con mayores
innovaciones en la región. Para este balance se realiza una contextualización
básica del nuevo constitucionalismo latinoamericano y luego se analiza el de-
sarrollo de la participación en Ecuador luego de promulgada la Constitución.
Este análisis de la participación se lo relaciona con ámbitos claves como la po-
lítica económica (especialmente minería, empresas públicas, formas coopera-
tivas de economía) y la plurinacionalidad (especialmente justicia indígena y
educación). Se describen y examinan críticamente casos hito que por su im-
portancia reejan tendencias estructurales durante la vigencia de la Constitu-
ción ecuatoriana del 2008 hasta el presente.
59
53 Parte de estas ideas, especialmente sobre nuevo constitucionalismo las he expuesto en un
ensayo anterior sobre Nuevo Constitucionalismo, Democracia e Independencia Judicial.
1. Nuevo constitucionalismo
El neoconstitucionalismo54, como se sabe, es una categoría teórica de
origen europeo que hace relación a constituciones densas en derechos y ga-
rantías.55 Este es el rasgo fundamental que esta tendencia constitucional com-
parte con el nuevo constitucionalismo latinoamericano o constitucionalismo
transformador, y que debería traer aparejadas especícas, y diríamos que ne-
cesarias, consecuencias institucionales tales como el fortalecimiento de los jue-
ces y en particular de los jueces y cortes constitucionales.
Sin embargo, hay otros aspectos que constituyen características propias
e importantes del nuevo constitucionalismo latinoamericano, tales como el
fortalecimiento de la participación política, la preocupación por la igualdad y
la diversidad; los derechos sociales y colectivos, la regulación constitucional
de la economía, la apertura al Derecho Internacional de los Derechos Huma-
nos, y el laicismo.56
En casos como los de Ecuador y Bolivia estas diferencias se acentúan
en vista de la inclusión en los textos constitucionales de principios como el de
Estado Plurinacional, la democracia comunitaria, los Derechos de la Natura-
leza y el Buen Vivir. Estas preocupaciones propias del nuevo constituciona-
lismo latinoamericano pueden resumirse en una concepción amplia y radical
de democracia, entendida más allá de las elecciones, en sus dimensiones polí-
tica, cultural y económica57.
Las diferencias entre neoconstitucionalismo europeo y este nuevo cons-
titucionalismo latinoamericano no son casuales. En realidad responden a con-
AGUSTÍN GRIJALVA JIMÉNEZ
54 En realidad este es un término algo equívoco porque en tanto teoría hace referencia a
asuntos y enfoques muy dispares y a veces hasta contradictorios. Puede ser mejor entendido
como un conjunto de críticas y debates surgidos en la teoría del Derecho en relación al positi-
vismo jurídico y el constitucionalismo clásicos.
55 María de los Ángeles, Ahumada, “Neoconstitucionalismo y Constitucionalismo”, en Paolo
Comanducci, Maria de los Angeles Ahumada y Daniel González, Positivismo Jurídico y Neo-
constitucionalismo (Madrid: Editorial Fundación Coloquio Jurídico Europeo, 2009).
56 Rodrigo Uprimny, “Las transformaciones constitucionales recientes en América Latina:
tendencias desafíos”. Garavito, César Rodríguez (org). El derecho en América Latina: un mapa
para el pensamiento jurídico del siglo XXI (Buenos Aires: Siglo Veintiuno Editores, 2011), 109-
137.
57 Para este análisis sobre Bolivia y Ecuador ver Boaventura de Sousa Santos, Refundación
del Estado en América Latina, Quito, Editorial Abya Yala, 2010.
60
diciones históricas tanto mediatas como inmediatas que antecedieron a los
respectivos procesos constituyentes. Nada nuevo surge de la nada y este nuevo
constitucionalismo tampoco puede escapar a la tradición constitucional de la
región.
Respecto a las condiciones mediatas, el nuevo constitucionalismo latinoa-
mericano tiene raíces propias en las corrientes constitucionales de democracia ra-
dical que se desarrollaron en el continente58 en otros períodos históricos. El interés
por la democracia ha sido una constante en las sociedades latinoamericanas, mar-
cadas fuertemente por la exclusión y la desigualdad. La preocupación por los de-
rechos sociales y económicos, por ejemplo, nos remite a múltiples constituciones
latinoamericanas que los desarrollaron en las primeras décadas del siglo veinte,
entre las cuales destaca por supuesto la Constitución mexicana. La necesidad de
pensar nuevos modelos de constitución económica tiene relación directa con la
historia latinoamericana del rol del Estado en la economía, y la proclamación del
Estado plurinacional expresa nuestra experiencia histórica colonial, y la corres-
pondiente lucha de los pueblos indígenas.
Respecto a las condiciones inmediatas o directas hay que recordar que
a partir de los años noventa del siglo veinte estas constituciones buscaron am-
pliar la participación política de los ciudadanos y sus organizaciones. Esta fue
una respuesta a la desilusión con la democracia representativa, y en especial
con los partidos políticos y el poder legislativo, en muchos países de la región.
Por otra parte, el importante fortalecimiento del rol del Estado en la economía
fue claramente una respuesta a los procesos de privatización y desregulación
del período neoliberal precedente. Así mismo, como ha planteado Boaventura
de Sousa Santos el fortalecimiento de los derechos, especialmente los derechos
sociales, económicos y culturales, vino a integrar una nueva promesa de la iz-
quierda frente a la crisis de los países socialistas. En este contexto de protección
y promoción de derechos se explica también la importancia que estas cartas
dan formalmente a las garantías y a los jueces.
Sin embargo, hay una variable que muestra fuerte continuidad entre
las constituciones de corte neoliberal y las del socialismo del siglo veintiuno.
Es una continuidad que, a su vez, tiene remotos antecedentes en la historia
latinoamericana. Se trata del inveterado fortalecimiento del Ejecutivo, y es-
61
UN BALANCE DE LA PARTICIPACIÓN EN LA CONSTITUCIÓN ECUATORIANA DEL 2008
58 Roberto Gargarella, La Sala de Máquinas de la Constitución, Katz Editores, Buenos Aires,
2014.

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba