Antecedentes

AutorJulio César Trujillo
Cargo del AutorLicenciado en Ciencias Políticas y Sociales, abogado de los tribunales de Justica, doctor en Jurisprudencia por la Pontificia Universidad Católica del Ecuador (PUCE)
Páginas15-27
1
ANTECEDENTES
Con la épica jornada del 10 de Agosto de 1809 empezó a forjarse la
nación ecuatoriana, ya que desencadenó sucesos que, poco a poco, comprome-
tieron a más y más grupos humanos y territorios que terminaron por abarcar a
todos los habitantes de la Real Audiencia de Quito y luego a todas las colonias
de España. Aunque las causas del primer momento son, al decir de los histo-
riadores, de carácter meramente local, pues miran al interés de los criollos
(descendientes de españoles nacidos en el Nuevo Mundo) y de algunos inte-
lectuales, como Morales, Quiroga, Riofrío, Ante y otros.
En efecto, Carlos Landázuri, en una síntesis que recoge la opinión de la
mayoría de nuestros historiadores, atribuye el llamado “Primer Grito de la
Independencia” a la pérdida de importancia de Quito y al deseo de recuperar
la importancia perdida; a los recortes de la jurisdicción territorial decretada por
el rey mediante la Cédula Real de 15 de julio 1802 por la que se privó a la Real
Audiencia de Quito de la Jurisdicción Eclesiástica de Maynas, y a la Cédula
Real del 7 de julio de 1803 que le sustrajo la de Guayaquil para transferirla a
Lima. Otra de las causas del luminoso Primer Grito de la Independencia de
América es, según el mismo autor, la fragmentación geográfica, social, econó-
mica y política de la Presidencia de Quito.
Con el ejemplo de lo que ocurría en la metrópoli, en la Real Audiencia de
Quito se creyó procedente constituir una Junta de Gobierno local que destitu-
yera al presidente de la Real Audiencia y asumiera el gobierno de estas tierras;
pero cumplida la destitución del presidente de la Real Audiencia por los pró-
ceres del 10 de agosto, se movilizaron las tropas de Lima y de Bogotá para
sofocar el levantamiento. Una vez juzgados sus gestores y reducidos a prisión,
se suscita el espíritu de adhesión de los grupos sociales no participantes en los
sucesos de esa fecha, y en los habitantes de la ciudad gana simpatía la desgra-
ciada suerte de los héroes; en algunos de ellos se enciende el amor a la libertad,
y así desafiaron al poder real y planearon la libertad de los héroes. Este acto

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba